Noticias

¿Triunfara el Motorola Razr plegable?

Los móviles plegables de 2019 tienen un nuevo competidor dirigido tanto a nostálgicos como a quienes buscan gran pantalla compañera de la portabilidad. Probamos el Motorola Razr 2019, que consigue articular un primer acercamiento al concepto: esto es lo que significa para la marca y sus usuarios.

2019 pasará a la historia de la telefonía como el año en el que los diseños se volvieron de nuevo creativos. No sin varias crisis y retrasos por el camino, los paneles flexibles aterrizan al fin en algo más que bordes visualmente infinitos.

El nuevo Razr plegable, Motorola ataca además abiertamente a la nostalgia, echando a rodar su gran experiencia en la era de los teléfonos tipo concha y sus mecanismos de bisagra. Esta semana hemos podido probarlo brevemente durante la presentación ante los medios europeos en Londres, donde han confirmado algunos detalles a nivel de diseño, ingeniería y golpe de efecto sobre la situación de la marca.

Motorola Razr v3 y las tres eras del móvil reciente

En algo que ya parece ocurrir cada 7 u 8 años, este Motorola Razr supone el tercer gran empuje de la marca bajo el mismo nombre desde que el v3 despuntara en 2004 y se hiciera con un buen pellizco de los usuarios y atenciones de entonces. Corría la era pre-smartphone, cuyos índices de creatividad acabaron derruidos con la llegada del iPhone en 2007, que sentó las bases de lo que hoy casi podemos llamar el teléfono a secas.

Abrazamos su gran pantalla cualidad indispensable en productividad, aunque no tanto en su portabilidad. Es por esto que, aunque las principales líneas siguen hoy creciendo, hay una ventana de oportunidad para los momentos en los que no es tan cómodo.

El nuevo Razr entra por la ventana de oportunidad de quien quiere los que buscan gran pantalla sin sacrificar portabilidad

Que se lo digan a Palm –o al loco concepto de Essential–, otra de las marcas referentes en aquella era previa al dominio de iOs y Androd a la que no sentó nada bien la transición esta la nueva realidad. Renació el pasado año con un pequeño dispositivo que prometía ser “el móvil de tu móvil” para cuando no puedes cargar con un gran terminal –haciendo deporte, en eventos…–, o simplemente para cuando necesitas ser productivo o desconectar.

Que no parece demasiado viable desde un punto de vista amplio y comercial, sí que tiene su aquel, y Motorola ha sabido trasladarlo a este nuevo Razr. Samsung, de momento, también está en ello. Abierto puede ser un smartphone estándar al uso –en formato ultrapanorámico al estilo de las nuevas propuestas de Sony–, que plegado ya intenta resolver parte de los dramas del exceso de notificaciones y atención.

Pequeñas tareas, de un vistazo: el smartwatch llega a tu móvil

Su pequeña pantalla exterior, también OLED, está pensada e integrada para resolver de un vistazo pequeñas tareas como mensajería, email o control de música, que pueden transferirse a la pantalla principal con tan solo abrir el terminal. No hay todavía mucho más que se pueda hacer en ella: nada de aplicaciones o widgets aquí. Esto, en el sentido en que mencionaba, parece tanto una falta de integración como una suerte de ventaja conceptual.

Related Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *